CONTENIDOS

Translate

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

viernes, 18 de enero de 2019

Asomada a la ventana


           
Asomada a la ventana, dejándose bañar por la luz de la luna, cerró los ojos. Sentía así que podía fundirse con el entorno, sentía vibrar en su interior cada pequeño sonido del campo en esa insomne noche de verano. Los sentía muy adentro, los escuchaba, los respiraba.  
La brisa era una imperceptible caricia sobre su piel sudorosa y no lograba mitigar la desazón. La noche se conjuraba contra ella con todos sus elementos, la desvelaba, la acercaba a sus pensamientos más recónditos, le removía el espíritu sin compasión. Los sonidos del silencio eran gritos, si les prestaba atención. Y ella lo hacía.
El delicado chasquido de una ramita al quebrarse, dos o tres grillos conversando a distancia, un breve trino adormecido, el clu-clú de algún renacuajo nadando en el sifón de riego, al otro lado del camino. Los árboles parecían quietos, sin embargo, susurraban como si velaran a un enfermo. Un gato deambulaba bajo ellos con su paso almohadillado y cauto pero, en aquella quietud, no le pasó desapercibido.
El motor de la nevera, en la cocina, trabajaba a sus espaldas. El tic-tac del reloj de la mesilla marcaba los segundos infatigable. Un coche pasó raudo por la lejana carretera. Se preguntó inconscientemente a dónde iría, aún cuando no esperaba ni deseaba respuesta. 
Su mente empezó a tejer un poema que no concluyó. Inició un segundo. En momentos así, siempre le salían los más melancólicos, los que bebían directamente de su yo profundo aunque los rechazara sistemáticamente. Aunque sucumbiera, invariablemente, a su magnetismo.

No puedo olvidar aquellas notas encadenadas, 
siento todavía mis latidos de entonces. 
Rememoro tus gestos, tu mirada, mis temblores.
No puedo olvidar los olores, tan ricos y dispares.
Los temores.
Recuerdo las ausencias, 
los encuentros ya carentes de sentido.
El frío.
No puedo olvidar la herida, la sal vertida,
el nudo que estrangulaba las entrañas, 
subía y me ardía en la garganta.
Las lágrimas derramadas, las contenidas.
Me olvidaste,
te olvidé.
Y, a veces, todavía te olvido.

Ana Sefern

13 comentarios:

  1. Hola, Nena... A pesar de que muchos detalles me pasan desapercibidos... me he dado cuenta de que has cambiado tu foto de perfil... Muy guapa, y sigue siendo predominante el color verde
    Me ha encantado esta publicación
    Asomada a la ventana, alguien nos ha narrado muy bien lo que estaba escuchando y sintiendo en una noche de verano... cuando no podía dormir
    Sí, el poema es melancólico pero precioso
    Yo hubiera dicho... "Y, a veces, todavía te olvido... recordándote"
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué juego de palabras tan bonito ese último verso:

    "Y, a veces, todavía te olvido".

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimos relato y poema.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Uy me sacaste un suspiro. A veces cuando terminas con alguien a pesar de todo queda un gramo de nostalgia. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Asomado a la ventana recuerdo que no te olvidé.
    Bso

    ResponderEliminar
  6. Este me llego muy adentro Nena, que bello!
    Bs

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito Nena!!! Me ha encantado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Esta muy bien escrito,me ha gustado mucho y tiene mucho sentimiento todas las palabras.Cuando quieres de verdad no te olvidas nunca.Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso texto. No se puede olvidar realmente ¿Cierto?
    Bendiciones Ana María.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, la contemplación de esa visión campestre, de madrugada, cuando la imaginación bulle con más facilidad y la melancolía campa a sus anchas... Pasarse por aquí siempre es un regalo.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. Hola! Nostalgia.melancolía. dulzura y muy visceral. Gracias y felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  12. Que bonito. Gracias por compartirlo. Mucha belleza.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Aveces nos olvidamos, nos dejamos ir, nos escabullimos...así son las cosas muchas veces...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar

La crítica será bien recibida, siempre y cuando esté basada en el respeto que cualquier trabajo se merece.