CONTENIDOS

Translate

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

.

.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Quien a hierro mata a hierro muere (III)

Imagen extraída de la red, fotomontaje de Nena Kosta.

QUIEN A HIERRO MATA A HIERRO MUERE (III)
(Un cuento de Halloween)

Puedes leer la segunda parte pinchando AQUI

No tuvo valor. Quizá, si al dar la vuelta todo hubiera continuado igual que cuando huyó, las cosas se habrían desarrollado de manera diferente, tal vez habría encontrado las agallas que necesitaba, por muy escondidas que las tuviera. Pero el segundo "incidente" le golpeó en la cara con un directo que le dejó KO, que cegó su entendimiento descubriendo la parte más mísera de su carácter. 
Cuando el desconocido, buen samaritano, dio a entender que el muchacho había atropellado al ciclista y se había estrellado contra el árbol, Alberto Arenas supo que permitiría que el asunto quedara así. Total, la cosa ya no tenía remedio, las evidencias eran claras, el muchacho estaba muerto y el ciclista también. Semejante decisión no le resultó gratuita. 
Los siguientes días se sucedieron entre mentiras. Pequeñas (grandes) mentiras. Mentiras en casa, mentiras en el taller adonde llevó el BMW para reparar los estragos del accidente, mentiras en el trabajo por causa de su más que taciturno, y en ocasiones irascible, estado de ánimo... 
Imágenes... demasiadas, todas se sucedían nítidamente noche tras noche. Sus sueños eran monotemáticos e invariablemente terminaban despertándole de modo abrupto, con el corazón saltando encabritado dentro del pecho y el cuerpo brillante de sudor. El accidente no existió, él nunca buscó aquél cigarrillo, nunca apartó la mirada del frente. Entonces sentía una inmensa euforia envuelta en alivio. La escena se repetía y volvía a repetirse, hasta que la realidad le atrapaba. Siempre lo hacía.   Sin embargo, lo que más le mortificaba era el sentimiento de descubrirse a sí mismo como un cobarde, como un miserable incapaz de asumir responsabilidades con tal de no alterar su vida cómoda. Vida de la que había renegado y que ya no le parecía tan mediocre. 
No, él no era esa clase de hombre, esa rata, ese reptil sibilino. No podía admitirlo porque, si lo hacía, se despreciaría, y es posible vivir con el desprecio de los demás, pero no con el desprecio a uno mismo. Ansiaba volver al pasado y rectificar, pero sabía que sólo cabía seguir adelante, salir de aquella farsa ateniéndose a las consecuencias, o apechugar con la decisión que tomó y vivir con ello. Ambas soluciones se le antojaban más amargas que un trago de bilis. 
     Habían pasado cinco días, y ni en un solo minuto de aquellas 120 horas pudo encontrar un segundo de sosiego. Dos personas estaban muertas por su culpa, el fatal hecho era inalterable. 
Las imágenes del ciclista tirado en la carretera y la rueda de la maltrecha bicicleta dando sus últimas vueltas eran fotografías que se habían instalado en su mente y se le mostraban como en un bucle, machacón y enloquecedor. Empezó a temer los flashes que le llegaban del muchacho, ensartado en la rama del árbol como una gran brocheta... ¡Dios, era casi un crío! Y aquella canción sonando inmutable, le martilleaba en cada curva del cerebro. La cabeza le dolía todos los días por más pastillas que tragara.      
    "Pobre infeliz, pobre chico, seguro que trató de esquivar al ciclista y le patinó el coche, no era una buena noche para conducir". 
No fue una buena noche para nadie. Las circunstancias y el destino se habían confabulado en su contra, estaba claro, y ahora le observaban sonriendo cínicamente. Y esperaban.
Continuará...
QUIEN A HIERRO MATA A HIERRO MUERE (tercera parte)
Para leer la cuarta y última entrega pincha AQUÍ
Ana Sefern

44 comentarios:

  1. Hola Nena... Te confieso que cuando en alguna ocasión, he escuchado la noticia de que alguien ha atropellado a una persona y la ha abandonado, he sentido indignación y no lo he podido comprender
    Leyendo tu relato, la cosa cambia... quiero decir que Alberto Arenas no me parece un asesino, me parece un hombre que se equivocó, se asustó y huyó de una situación que lo desbordó
    Por otra parte, veo que Alberto tiene conciencia y que su conciencia lo está machacando... Alberto no continúa con su vida como si nada hubiera pasado
    No es que quiera justificar a este hombre... han muerto dos personas y sus seres queridos estarán destrozados
    Pero, desde fuera, y conociendo las circunstancias de Alberto, me cuesta juzgarlo
    Me está gustando mucho este relato, muy buena tercera parte que, por cierto, se ha hecho esperar
    Creo que como lectora tengo derecho a quejarme... pues aquí te dejo mi queja
    También te dejo dos besos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las noticias suelen contar un hecho, no se paran en mucho más. Menos se preocupan de lo que pasará por la cabeza de quien es culpable de algo que todo el mundo repudia. Si hay que centrarse, se centran en la víctima.
      Alberto no pensaba asesinar a nadie, lo ocurrido fue un accidente. Como dices, al principio se asusto; después le desbordó la situación.
      Creo que todo el mundo tiene conciencia, sólo que hay quien la escucha y hay quien la amordaza.
      Si, he tardado un poco en subir esta tercera parte, te quejas con razón.
      Ya sabes, hay otro mundo... ahí afuera.
      Dos besos... o tres, Mela, ni uno más ;)

      Eliminar
  2. Hola Neena me tiene intrigada este relato, la verdad es que a veces uno no sabe que haría si se pone en el lugar de Alberto. Espero impaciente la próxima entrega !!!!!
    Besos y feliz domingo y lluvioso al menos por aquí !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil ponerse en la piel del otro y, en según qué casos, todavía más.
      Feliz fin de domingo... lluvioso, muy lluvioso por aquí también, toco palmas con las orejas jajajaja.
      Besos

      Eliminar
  3. Hola, lo estaba deseando esta tercera parte.Yo creo que la conciencia le creará una mala pasada, me imagino a los familiares de los fallecidos y no hay derecho, no hay que ser cobarde, si se pusiera en la posición de las familias , le gustaria saber quien atropelló a su hijo, hermano etc.Lo que no quieras para ti, tampoco para los demás.Esperemos como sigue el relato, aunque no me da pena el tal Alberto, la verdad.
    Feliz domingo!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por fin ha llegado, Mabala, más vale tarde que nunca, jajaja.
      No, no hay derecho a que ocurran cosas como ésta. El dolor, la rabia y la impotencia de las familias de los fallecidos debe ser inmensa y desde luego, no creo que sientan pena alguna por los remordimientos de conciencia de quien mató a su familiar. Claro que, en este caso, todos pensarán que fue Martín, el otro muchacho fallecido, al intentar esquivar al ciclista tendido en la carretera y que Alberto dejó tirado.
      Feliz resto de domingo y buena semana entrante!!!
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Nena, interesante tercera parte. La conciencia le está pasando factura a Alberto. La verdad es que es una situación desbordante, espero el siguiente a ver lo que sucede!!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquél, qué menos que pase unos cuantos sudores y que la mala conciencia no le deje vivir, ¿no? Sí, la situación es desbordante y a Alberto sus actos le están pasando factura, habrá que ver cómo será de cara.
      Espero no tardar tanto en volver a publicar... a ver.
      Besos!!

      Eliminar
  5. Aggghhh, Nena, qué intriga, qué dolor de barriga, ¡quiero saber qué le pasa al Albertitooo al final... Bueno, la paciencia no es una de mis virtudes, jeje :) (por eso mis relatos son tan breves siempre).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, La paciencia es una de las virtudes más difíciles ;) Pero creo que sí que la tienes, a mi me se me llevarían los demonios por el camino si tuviera que hacer la cesta de flores que has publicado tú, por ejemplo (eso en el caso de que supiera hacerla, que va a ser que no)
      Tú tranqui, que el final llegará pronto, ya verás.
      Besos

      Eliminar
    2. Bueno, para el ganchillo tengo toda la paciencia del mundo, pero cuando me cuentan una historia y me la dejan a medias... ya es otro cantar, jeje :)
      No nos hagas esperar tanto, porfi...
      Besos

      Eliminar
    3. No es mi intención haceros esperar tanto, te lo aseguro. ¡Que no vuelva a ocurrir jajaja!
      Besos

      Eliminar
  6. ¡¡¡¡Al fin!!!
    Esperaba la continuación como agua de mayo, ja ja! Nos tienes en ascuas!!
    Besos guapa y en espera de la próxima entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al fin ha llegado y ahora que no tarde la siguiente jajaja, al menos no tanto. ;)
      Besos!!!!!

      Eliminar
  7. Uy Nena , es terrible cuando esquivamos nuestras responsabilidades. Parece que Alberto se ha librado de todo hasta de su ataque de conciencia , pero todo llega a esta vida hasta el castigo. Te mando un b eso y adoro como escribes. Espero que tengas una hermosa semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola J.P, de momento Alberto se ha librado de sus responsabilidades aunque le tortura lo que sus acciones irresponsables han provocado. No estaría mal que tanta tortura sirviera para que actuara como una persona, como mínimo, cívica y acatara las consecuencias de sus equivocaciones. Pero ya veremos... quizá lo haga, o quizá lo pague caro.
      Muchas gracias, guapetona, yo también te mando un beso y te deseo una semana feliz.

      Eliminar
  8. Pues dificil situación..a veces la vida te pone obstáculos a saltar..y según el momento se gestionan de distinta foirma...un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, alp. Aquí, el protagonista, no tuvo un buen momento gestor, se dejó sobrepasar, quizá porque pensó (de forma equivocada, o no) que su vida ya era bastante calamitosa para añadirle más problemas. Pero se ve que la vida siempre nos lleva un paso más allá, aunque nos parezca improbable.
      Un saludo afectuoso desde Castellón

      Eliminar
  9. ¡Qué tremendo tiene que ser vivir con esos remordimientos de conciencia! y saber que se es demasiado cobarde para afrontar la realidad, con todas sus consecuencias.
    Está muy interesante tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que uno de los peores castigos es el que se inflige uno a sí mismo, (en caso de no tener la conciencia aletargada o amordazada, claro)
      Me alegro que te parezca interesante.
      Besos!!

      Eliminar
  10. Pues la verdad es que la vida a veces nos ponen en situaciones dificiles de la vida. y es terrible... me ha gustado tus palabras.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la vida es experta en ponernos pruebas.
      Muchas gracias, Arual.
      Besos

      Eliminar
  11. interesante segunda parte...las emociones de culpabilidad e irresponsabilidad estan haciendo mella en él....espero q haga lo q es debido...por lo menos la conciencia asi se lo esta dictando....
    pero con que nos sorprenderas en la proxima entrega Nena?? q ganitas!!!

    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marili, me retrasé tanto al publicar esta parte que te has olvidado de eso, de que es la tercera parte, no la segunda. Entono un mea culpa y me fustigo :P

      De momento, Alberto no está por la labor de hacer lo que es debido, no sé si su mala conciencia acabará por persuadirle o seguirá escondiendo la cabeza debajo del ala. Veremos qué pasa... a ver si voy a tener que sacudirle jajaja.

      Besitossss

      Eliminar
    2. ayyyy,ayyyy,siii, disculpame Nena!! Fue leer el cap. y empezar a poner el comentario con lo q me parecio q me despiste totalmente.....
      Cuando el proximo....el IV?

      Muchos besitos y buen fin de semana!

      Eliminar
    3. Hola Marili, no tengo nada que perdonar, lo importante es el contenido y no el continente, así que tanto da, no te sofoques. El cuarto capítulo espero ponerlo la semana que viene, a ver si puede ser.
      Que pases un estupendo finde-puente de la Constitución.
      Besitos

      Eliminar
  12. He querido conocer tus otros blogs y seguirte en ellos también. Me he llevado una grata sorpresa. Estaré al tanto. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, bienvenida!! Me gustará mucho recibirte en cualquiera de mis blogs. Te agradezco tu interés y tu compañía.
      Besitos.

      Eliminar
  13. ‘⋎´✫¸.•°*”˜˜”*°•✫
    ..✫¸.•°*”˜˜”*°•.✫ FELICES FIESTAS, que el amor, la felicidad y la salud, entre por tu puesta y se quede contigo para siempre.
    Un Fuerte ABRAZO 。* °♥ ˚ • ★ *˚ .ღ 。
    GUAPA☻/ღ˚ •。♥ ˚ ˚✰˚ ˛★* 。 ღ˛° 。* °♥ ˚ • ★ *˚ .ღ 。

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias YS!! Igualmente te deseo feliz Navidad en la mejor de las compañías y que el año nuevo te conceda tus deseos más preciados. Sé feliz!!!
      Te mando un fuerte abrazo y un enorme beso.

      Eliminar
  14. Buenos días querida Ana, espero y deseo de corazón que estes disfrutando plenamente de estos días entrañables que nos regala la Navidad. Yo acabo de sentarme frente al ordenador después de varias semanas ajetreada más de la cuenta, por fín respiro!!!
    Brindo para que el próximo 2015 nos deje todas esas bellas cosas que compartimos la gran mayoría de seres humanos. Un techo, el calor de la familia, alegría, amor y solidaridad. Besos, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, qué sorpresa! Pues sí, son unos días para disfrutarlos, yo trato, es una época demasiado bonita para desperdiciarla. También espero que tú hayas pasado una Nochebuena y Navidad al calor de los tuyos y que sigas disfrutando de estos días, hasta el momento de recibir al 2015 que, ojalá sea mejor para todos. Que los Reyes Magos o el 2015 en pleno hagan realidad tus sueños más preciados.
      Un beso!!

      Eliminar
  15. Hola Nena, te deseo que el año 2015 te llene de ilusiones y que tus sueños se cumplan, que la felicidad y la salud entren en tu vida y permanezcan para siempre. Un Fuerte ABRAZO
    FELIZ AÑO 2015

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, preciosa, que 2015 te regale tus mejores sueños, salud e ilusiones nuevas.
      Feliz 2015!!
      Besotes

      Eliminar
  16. Hola Nena paso a desearte un Feliz año nuevo :) mis mejores deseos y que sea un año lleno de buenos momentos.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual te lo deseo, Celeste. Que este nuevo año te regale aquello que más necesites en tu vida, que sea bueno en todos los aspectos. ¡Feliz 2015!
      Un beso grande.

      Eliminar
  17. Um ano de 2015 muito feliz.
    Beijo
    Graça

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así te lo deseo a ti también, Graça.
      Un beso grande

      Eliminar
  18. Muy interesante, me ha gustado mucho...

    El foto montaje que has hecho también es precioso.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, vuelve siempre que quieras.
      Muchos besos

      Eliminar
  19. Los remordimientos y su mala conciencia acabarán con él, uno mismo es su peor enemigo y más cuando por dentro es imposible vivir en paz. Pero yo pienso que el tiempo pone todo en su lugar y el protagonista de tu relato no sé yo si tardará demasiado en hacerlo.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, él tomó decisiones equivocadas que provocaron que todo se enredara más, pero siempre está ahí la opción de rectificar. No hacerlo, si uno tiene conciencia, es otra pésima decisión. Ahora, además de tener que vivir con lo que hizo, ha de vivir con los remordimientos y, sobre todo, con el descubrimiento de encontrarse con una persona que no creía ser.
      Vamos a ver si encuentra el valor que le falta.
      Besitos!!

      Eliminar
  20. Hola guapa, pásate por mi blog que te he dejado un premio ;)

    http://creacionesatenea.blogspot.com.es/2015/01/premio-bloguera-con-buen-rollo.html

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alicia. Estoy ahí en un plis.
      Un beso grande.

      Eliminar

La crítica será bien recibida, siempre y cuando esté basada en el respeto que cualquier trabajo se merece.