CONTENIDOS

Translate

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

miércoles, 8 de abril de 2015

La Sirena y el Incauto

Image by Susan McKivergan

Una noche de luna llena paseando mi mísera tristeza por los acantilados, descubrí una sirena sobre la roca, reposando. 
Me quedé varado, en el acto hechizado, aunque mi cabeza me advertía que no es de recibo una mujer pescado.
Pequeñas olas chocaban contra la roca salpicando gotitas de espuma blanca y reflejos plateados; la brisa, húmeda y salada, traía consigo murmullos de un dulce canto. 
La sirena estaba inmóvil, frente a sí observando; espié intrigado el horizonte y en la lontananza divisé un pequeño velero navegando.
Arrobado quedé entonces por tan bella estampa, la de la hermosa mujer pez que a su amado aguardaba. Unos repentinos celos se adueñaron de mi alma y robar quise, la suya, tan sólo para mi. Con la hipnótica melodía encandilando mis sentidos salté sobre las rocas cual papanatas enamorado y, llegando hasta su lado, los brazos extendí. 
Mi sirena volvió la cara, sonrisa más exquisita yo nunca la vi. Respondió a mi abrazo y, de un plumazo, cabriolando por entre las olas me sentí el hombre más feliz. 
En mis oídos rugió el mar, mis pulmones de agua hinchió pero, sobre esa pequeña tormenta, cantaba mi bella morena su dulce canto de sirena, mientras el velero se alejaba de allí.
Ana Sefern

14 comentarios:

  1. Muy bonito Ana... las sirenas siempre han despiertado desde tiempos inmemorables esas fascinantes pasiones. Me alegro mucho de volver a visitar tu blog.
    Un cariñoso y cálido abrazo.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, yo me alegro de tu visita, ya sabes que eres bien recibida siempre.
      Un bso grande.

      Eliminar
  2. jajaja... El incauto era un espía, además de un celoso... y también quiso robar
    Creo que mejor le hubiera ido dejar a la mujer pez, que su cabeza bien le dijo que no era de recibo, que aguardara al amado del velero ;-)
    La imagen es preciosa, y el texto divertido
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más le hubiera valido sí, pero este hombre se volvió excesivamente posesivo jajaja.
      Gracias Mela.

      Eliminar
  3. Uy que picara sirena que siempre mata a los incautos marineros. Me gusto mucho esta historia te mando un beso y te deseo una linda noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan hermosas y taaaan malvadas jajaja.
      Un beso, guapa, que pases un feliz día.

      Eliminar
  4. Cada vez que entro aquí consigues transportarme a otros mundos. La música de fondo, los bellos espejismos escritos que hacen pensar en remotos confines oníricos...

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que viajes con mis cuentos. Gracias, Ray.
      Un beso :)

      Eliminar
  5. Hola Nena!!!!

    El embrujo de las sirenas ¿mitología? Seguro que sí, pero siempre da pie a hermosas historias y sobre todo con ese halo de hipnotismo que llena de amor a quien cae rendido a sus encantos.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, FG. Mitología o no, nos lo tendrían que decir quienes se vieron hipnotizados por su extraño canto, siempre que consiguieran salir indemnes de él... o incluso salvarse por los pelos ;)
      Un besito

      Eliminar
  6. Hola Nena , mientras ley me imagine que cuando la bella sirena arrastraba al pobre incluso al fondo del mar , él sería la cena de las salvados sirenas .la verdad es que tiene mucho suspense me a gustado mucho tú relato la foto es perfecta para este relato .
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Flor, fue así, no se si se lo cenó o lo esclavizó allá en el fondo del mar, el caso es que los del velero se libraron de una muy gorda y al pobre hombre que paseaba tranquilamente lo embrujó sin remedio.
      Un abrazote.

      Eliminar
  7. Una hermosa historia de amor con sabor a mar. Me gustan las sirenas, el mar y desde luego, el amor, así que has dado en el clavo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberlo hecho, Julia. Gracias por pasarte.
      Besos

      Eliminar

La crítica será bien recibida, siempre y cuando esté basada en el respeto que cualquier trabajo se merece.