CONTENIDOS

Translate

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

.

.

domingo, 26 de mayo de 2013

Desencuentro

Para Mela. ¡Gracias!

Imagen: Pavos reales, de Jessie Arms Botke

El mar bravo te distrajo de mis lágrimas.
Aullaba el viento y no te oí llegar.
Reí fuerte ocultando mi desengaño,
tú me odiaste por ser tan banal.

Orgullo contra orgullo.
Una guerra entre iguales que no supimos parar.

Sefern

20 comentarios:

  1. Hola Nena... un hermoso poema que voy a llevarme a mi blog.
    Una guerra entre iguales puede destrozar a los dos idiotas que se enfrentan. Y se paga muy caro ese enfrentamiento porque no hay dinero que lo salde.
    El desencuentro, el no entenderse... nace el dichoso orgullo. Y el orgullo crece, se convierte en un gigante que no va a permitir que ese par de idiotas reconozcan que se quieren y se echan de menos.
    El orgullo gana esa maldita guerra que nunca debió iniciarse... y ese par de idiotas se reirán cuando más les duela... y llorarán a escondidas... cuando nadie pueda verlos... no vaya a ser que, encima, alguien pueda burlarse.
    En fin... la vida es complicada y la gran realidad es que existen heridas que jamás cicatrizan. Quien dice que el tiempo lo cura todo... no sabe lo que dice.
    Bueno, me he explicado. Creo que merezco un sobresaliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de sobresalientes ni de matrículas de honor, Mela que aquí se repite mucho la palabra idiota. ¿Cómo dices? ¿que me robas el poema? ¡¡Tú tienes la mano muy larga!! Voy a decir que estoy de acuerdo contigo en tu reflexión... sin que sirva esto de precedente; creo que no volverá a ocurrir en mucho tiempo, pero no sé si le estás llamando idiota a alguien en concreto, ya que te has apresurado a robar a cara descubierta. Creo que el poema encaja bien con los protagonistas de tu historia ¿verrrrrrrdad? ¡Hala, qué bien alimentados están con tanto orgullo!

      Eliminar
    2. Pues sí... están muy bien alimentados.
      Yo... les doy de comer de maravilla.
      Y que no te vuelva a leer decir que somos amigas... que eso es muy discutible

      Eliminar
    3. ¡Mecachis, creo que me excedí, es verdad!

      Eliminar
  2. Bonita guerra la vuestra!! y encantadora dedicación.
    Espectaculares pavos reales, son preciosos
    Ana hoy esta acaparando toda mi atención!!!
    Besos Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, tengo que decir que Mela es mi amiga de la infancia, así que no te espantes si lees comentarios "chocantes", por llamarlos de alguna forma jajaja. Es la confianza que da asco.

      Besitos!!

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo con Mela. Las guerras entre orgullos son las peores que hay, porque aunque por dentro se sienta otra cosa, el mismo orgullo les impide reconocerlo y mostrarlo.
    A veces hay que meterse el orgullo en algún sito, y dejar salir los verdaderos sentimientos, porque sino, se quedarán los dos con las ganas de lo que pudo ser y no fue por culpa de ellos mismos.
    Besos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El orgullo es el peor de los consejeros, Laura y hay algunos "sitios" por donde meterlo jajaja, antes que permitir que estropee algo que pudo ser maravilloso.

      Besitos, pasa un relajado domingo.

      Eliminar
  4. Cuando el orgullo impide una comunicación, son dos seres que serán incapaces de dar su brazo a torcer aunque ambos sepan que acabarán perdiendo. No es buen compañero el orgullo, y muchas son las personas que se dan cuenta de ello cuando ya es demasiado tarde para volver atrás.

    Besitos!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual lo dices, FG, pero en el fragor de la guerra parece que todo el mundo se vuelve ciego, sordo y mudo... Y eso que sabemos que en la guerra perdemos todos.

      Besitos!!!!

      Eliminar
  5. Ay el orgullo... es algo odioso pero a veces es imposible de evitar. El uno no quiere ceder y el otro aún menos. Orgullo? Yo creo que es más bien cabezonería. Y la imagen de los pavos reales es preciosa (blancos!)

    Me ha parecido genial tu rinconcito! Con tu permiso yo también me quedaré por aquí ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Naomi, ¡¡bienvenida nueva viajera!!

      Orgullo, cabezonería... lo peor de lo peor para un buen entendimiento. Es verdad que a veces no podemos dominarlo, pero ¡qué peligro tiene no saber rectificar a tiempo!

      Gracias por quedarte conmigo!
      Besos!

      Eliminar
  6. Señorita Nena..Yo entiendo que hay dos tipos de orgullo..el primero, es un sentimiento de satisfacción con uno mismo, y que está relacionado con el autoestima...el segundo tipo de orgullo, es esa sobrevaloración que aveces sentimos y que nos hace creernos superiores a los demás, haciendo que nos volvamos egoístas y mucho veces indolentes...ese tipo de orgullo, es el que causa daño...
    No entiendo como se puede ser así con una pareja..se supone que si están juntos es por amor..y si no hubiera amor, tuvo que haberlo habido anteriormente, lo cual lleva a que uno por lo menos sienta aprecio y respeto por la otra persona...no entiendo ese afán de hacer daño al otro....Me desvié del tema, lo sé XD ..pero es que el post me hizo pensar varias cosas....
    Bendiciones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Existe el orgullo de saber que se ha hecho algo bien y es muy lícito sentirse satisfecho de uno mismo.

      "Ese otro orgullo" es el que nos lleva a perder lo que amamos. En este caso he intentado reflejarlo en una pareja que está enamorada... digamos de modo platónico, todavía no tienen una relación abiertamente. Y no la tendrán, ya que las inseguridades de ambos les abocan a malos entendidos, por no ser capaces de demostrar abiertamente sus sentimientos. Temen que el otro no les corresponda en la misma medida, que si enseñan demasiado de si mismos el otro se burlará y, por eso, se escudan en actitudes orgullosas que lo único que consiguen es alejarles, en lugar de unirles como desearían.

      No te preocupes Luis, una reflexión suele llevar a otra, eso me gusta.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. A mi la imagen me ha encantado !!!! Es preciosa y creo que a Mela también le debe haber gustado mucho. De vuestros rifi-rafes jejejejej es que sois geniales, hay momentos que me creo que vais en serio y todo. El orgullo hay que saber mantenerlo a raya.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pasa a mucha gente que no nos conoce, Lidia, no eres la única. Tú solo piensa que cuando discutimos en serio no lo hacemos en público.

      El poema se lo he dedicado a ella, no por su contenido, sino porque originalmente fue idea suya, yo lo adapté a "mi idioma".

      Quédate tranquila, las dos somos unas brujas... bueno, jejeje ella más.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola Nena, he encontrado este otro blog y me he detenido en esta entrada que es muy muy buena y sirve para reflexionar bastante. El orgullo es positivo hasta cierto límite y el ser orgulloso raya en un ego detestable. Cuando hay guerra en una pareja, por ser orgullosos, uno de los dos debe obrar con inteligencia y ceder…esto significa obrar con madurez. Regresaré a leer más, me gusta el blog.
    Un abrazo y feliz martes.

    NOTA: Te invito a contemplar la luna en:
    http://vanitasvanitatum-ceciely.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ceciely, estoy contenta de que hayas llegado hasta este rincón, bienvenida.

      Yo creo que todo en la vida tiene un término medio, no soy de extremos. Cuando el orgullo domina a la razón, lo único que consigue es volvernos odiosos y destruir en lugar de construir, como sucede con la pareja que presento en esta entrada. Ambos se amaban, pero quizá se amaban más a sí mismos y lo que pudo ser no fue.

      Vuelve cuando quieras, será un placer recibirte.
      He acudido a tu invitación. Maravilloso vídeo. Como te digo en mi comentario allí, ya te seguía, aunque no tengo conciencia de que el blog se me actualizara. Quizá haya sido un despiste mío, estaré atenta.

      Un abrazo, pasa un estupendo día.

      Eliminar
  9. Orgullo contra orgullo....o sea, cabeza de piedra, contra otra cabeza de piedra. Nada que hacer. El que primero ceda, ese es el débil. Pues entonces, cada uno por su camino. La distancia, el tiempo y el recuerdo pondrá las cosas en su sitio. Lo malo, es que la razón, con frecuencia llega tarde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, T. Antonio, cabezas de piedra = 0 solución. Porque el orgullo considera una debilidad ceder, pero alguien tiene que hacerlo sí se pretende continuar adelante. Quizá, ocurre que cuando tenemos algo realmente bueno no sabemos apreciarlo.

      Yo creo que la razón casi siempre llega tarde, desafortunadamente.

      Saludos

      Eliminar

La crítica será bien recibida, siempre y cuando esté basada en el respeto que cualquier trabajo se merece.