CONTENIDOS

Translate

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

domingo, 19 de mayo de 2013

Regresaré siempre

Imagen: Golden vintage de Stan Stokes

Fui  muy feliz allí. 
De niña corría entre las vides en el atardecer de aquellos largos días del verano, jugaba al escondite con el querido Lucas, nuestras risas se elevaban en la quietud del ambiente bajo el glorioso cielo que comenzaba a teñirse de anaranjado y que dotaba el paisaje de una divina belleza que, por entonces, yo todavía no apreciaba.

Cuando mamá nos llamaba desde el porche para la cena, Lucas y yo llegábamos corriendo junto a ella jadeantes, sudorosos y sucios como cochinos. Mamá nos regañaba y nos obligaba a asearnos en el pilón de piedra que había justo frente al porche de nuestra casa mientras nos vigilaba con el ceño fruncido y una apenas perceptible sonrisa en los ojos; esa sonrisa de ojos grises tan suya, entre acerada y cálida, que lo mismo valía para advertirnos de unos buenos azotes como para animarnos a correr a sus brazos.


Imagen: Vineyard at sunset 
in tuscany, de Giuseppe Pino

Más tarde, ya en nuestro cuarto que compartimos hasta los doce años, Lucas y yo contábamos estrellas asomados a la ventana, en tanto nos dejábamos acariciar por la brisa tibia de la noche y escuchábamos el rumor de la conversación que subía desde el iluminado porche. A veces, imaginábamos historias. Las de Lucas eran siempre descabelladas y yo, aunque intentaba reír bajito, jamás lo conseguía e, inevitablemente, papá acababa llamándonos la atención para que nos durmiéramos. Lucas se ponía furioso conmigo. Noche tras noche, papá aparecía en el umbral de nuestro dormitorio fingiéndose enfadado y nosotros corríamos cada uno a nuestra cama y nos arropábamos con la sábana hasta la cabeza. Papá nos daba una palmada en el trasero y, a continuación, un beso de buenas noches en la frente.

El tiempo se fue arrastrando, primero lentamente, cada vez más rápido. Los pequeños crecimos, los adultos se fueron para siempre. Un día desperté preguntándome como fue que los años pasaron frente a mi sin que me diera apenas cuenta de que todo iba cambiando. ¿Cuándo dejamos de ser aquellos niños?
Seguimos con nuestras vidas. Simplemente. Cada minuto es un minuto más, un minuto menos... así pasa el tiempo.

Lucas formó su propia familia lejos de nuestro viñedo. Ley de vida, me alegré por él y también lloré a escondidas. Yo seguí allí, junto a la tierra que me vio crecer, alimentándola, cuidándola, exprimiendo todo el jugo de aquellas vides, pisando sobre las huellas de nuestros padres. Me enamoré, tuve hijos, sus risas y juegos suplieron las nuestras. En el atardecer de las tranquilas tardes veraniegas, los adultos nos sentábamos, como antaño, en el porche mientras el sol caminaba hacia su ocaso pintando el horizonte de aquél maravilloso color entre dorado y anaranjado

... y el reloj de nuestra vida despedía humo por todos sus engranajes.

                                                                                        Arte digital 
Hoy, tantos años después, en esta nueva etapa que ya sé no será la última, he vuelto a jugar entre las vides, despreocupada, redescubriendo la tierra amada desde mi perspectiva gatuna. Olores que ahora aprecio de forma distinta, rincones desconocidos, atrayentes, diferentes compañeros de juegos... 

Y la antigua brisa tibia que me hace entornar los ojos perezosamente, alzar la cabeza y mecer la cola suavemente. Los atardeceres difuminados que admiro desde lo alto del muro, cada día, en una especie de ritual que une mi nueva vida con la anterior.

Soy feliz, inmensamente feliz. La tierra perdura y sé que yo perduraré con ella.

 A.Sefern

39 comentarios:

  1. Cálidos y bellos recuerdos de esa niñez dorada que nunca volverá, tan solo en el recuerdo es posible regresar a ella.
    ¡Precioso recuerdos!
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  2. Me ha despertado tantos recuerdos este texto! Añoranza de cosas, veranos y personas que se fueron para siempre y no volverán...
    Ahora lo importante es que nuestros hijos tengan las experiencias para que con el tiempo se conviertan en recuerdos felices, para que cuándo sean mayores puedan disfrutar de ellos como lo hacemos ahora nosotros.
    Un beso y feliz fin de domingo!!

    ResponderEliminar
  3. Además de recuerdos entrañables, que es lo que me trajo leerte, añadiré algo sobre este blog, no sólo sobre esta última entrada: es uno de los mejores blogs que he visto. No te lo dije en otra ocasión que comenté una entrada tuya.
    Enhorabuena, Nena, en serio. Me gusta la música, el diseño, y me gustan las entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable, te agradezco lo que dices, Jorge.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Nena... me encanta el título y las imágenes que has elegido.
    Regresa como gato o como gata al mismo lugar y recuerda sus antiguas vivencias. Dice que es inmensamente feliz, me alegro por él o por ella.
    Yo no podría ser feliz, preferiría no recordar porque me desesperaría no ver a las personas que quise.
    O sea, está muy bien escrito, pero no me gusta nada. Muy triste.
    ¿Por qué no escribes algo cómico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo, lamento que te produzca tristeza, yo lo veo como todo lo contrario. Volver sea como sea, bajo la forma que sea, no morir para siempre.
      Sin meterme en más profundidades.

      Cómica eres tú mucha veces, quizá escriba sobre ti.

      Besos!!

      Eliminar
  5. Caminar por el paso de la vida, sentir como el ayer sigue presente en los recuerdos y además de la forma tan bonita como nos has adentrado por ese camino, desde las risas de la infancia hasta el momento del hoy, cuando una mira atrás y asume y resume lo ya vivido.

    Maravillosa tu forma de narrar, me ha encantado y las imágenes que has puesto son una preciosidad.

    Besitos!!!! Y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias FG, me alegra que te gustara.

      Besitos!

      Eliminar
  6. Pues yo todavía estoy en esa etapa, la intentaré aprovechar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecha todo lo que puedas, sobre todo si es bueno, no volverás a vivirlo igual.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Uno debe de disfrutar cada dia que tiene, me gusto la entrada . gracias por compartirla con nosotros.
    Saludos Nena! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso preciosa, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Señorita Nena...eres muy afortunada de seguir disfrutando de esos atardeceres dorado-anaranjados...muy linda la historia, llena de bonitos recuerdos..me encantó la bonita relación que hay con Lucas, como de "compinches"...me encanto el relato, porque me hizo recordar cosas bonitas que viví de niño...
    Muy lindo post :)
    Bendiciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya hecho recordar cosas bonitas.

      Nunca escribo sobre mi vida Luís. Lo bueno y lo malo es todo ficción, aunque la base sean los sentimientos que todas las personas tenemos en diferentes ocasiones de la vida.

      Bendiciones y un abrazo.

      Eliminar
  9. NOTA:

    Me alegra saber que os ha gustado el relato. Aunque por vuestros comentaros advierto que no lo habéis entendido.

    Intentaré explicarme mejor la próxima vez.

    Un abrazo general a todos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el giro que le has dado al relato. De lo que parecía una "simple" nostalgia, pasamos a algo mucho más profundo.

    ¿Crees que tenemos esa posibilidad de volver a vivir bajo otra apariencia? Sería bonito si pudiéramos hacerlo y volver a nuestros orígenes. O quizá no, porque podríamos ver cosas tristes.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Beatriz, hay muchas cosas que no tengo claras, lo que sí creo es que todo es posible, pero sin afirmarme en algo en concreto. Podría ser así ¿y por qué no? Hay quien lo cree a pies juntillas.

      Bonito y triste, estoy de acuerdo, pero esta vida que conocemos también lo es y no nos queda otro remedio que aceptarla con lo bueno y lo malo.

      Me alegra que le hayas sacado el jugo al relato.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Que bonito Nena, que íntimo y cálido, me ha encantado.
    Un beso muy fuerte!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Me has recordado viejos tiempos. Siempre es bueno recordar el pasado, sobre todo, si fue felíz.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto; de lo contrario, mejor dejarlo allá, bien lejos.

      Besitos!!

      Eliminar
  13. Me encantó el escrito, qué lindos y memorables son los recuerdos de la infancia. A la distancia parecen memorables aunque quizás en su momento fueran simples aventuras infantiles. Seguí escribiendo Nena!!!! Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión, Valeria. Seguiré escribiendo, hace mucho que lo hago.

      Abrazos

      Eliminar
  14. Cuantos recuerdos trae este relato; juegos de niño, lugares que visitábamos, gente que ya no está... Lo que daría por volver a vivir un día de esos, en que por las tardes esperaba en la puerta de casa, mirando los adoquines de la calle, a que mi padre regrese del trabajo. Volver a jugar con mi hermano a la "llave-gol" (juego inventado por nuestra pasión por el basket), estar en casa de mis abuelos leyendo las revistas "Goles" (buscando fotos de autos de carrera), jugar con los autos Scalextric, armar pistas en el piso de la habitación y correr carreras con los Matchbox, salir a pasear en auto con mis padres los fines de semana, tomando mate y comiendo masas y facturas... En fin, volver a ver a mis abuelos y, fundamentalmente, tener la oportunidad de estar nuevamente con mi padre.
    Hermoso texto Nena.
    Besos!
    http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanh, ¡qué bien si se pudiera volver a esos momentos, aún como, en este caso, siendo un simple gato! Bonitos recuerdos los tuyos, sin duda.

      Besos!!

      Eliminar
  15. Ohhhh Ana que bonito relato, es una dulzura leerlo, super bien enlazado
    todo un placer leerte. Voy a visitar esos enlaces amigos me encanta la lectura. Feliz domingo, besitos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, me alegra un montón que te haya gustado, en serio.

      Buen domingo!!!

      Eliminar
  16. p.d soy muy despistada pero no encuentro esas rayitas para ampliar la lectura... y vaya letrita maja que una ya tiene una edad...jajaja
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, si no las encuentras no pasa nada, sigue la segunda opción:
      En el teclado de tu ordenador pulsa Ctrl(al fondo a la izquierda) y a continuación el signo + (derecha del teclado)

      Y cuando quieras disminuirla otra vez haces lo mismo, pero pulsando el signo -

      Besosssssss

      Eliminar
  17. Que bueno es tener amigassss...la letrita menuda era (en el enigma del pais de las mariposas)felicidades eres una artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que a partir de ahora puedas leer más cómodamente, ya ves que sí se puede agrandar... todo lo que quieras.

      Besos mil

      Eliminar
  18. Nada como los recuerdos de la niñez para darle un poco de dulzor a la vida.. Làstima que en esta èpocas haya tantos niños que no tendràn esos recuerdos que algunos tuvimos el privilegio de vivir en tiempos que ya parecieran remotos.

    Mis saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la infancia se forjan las personalidades. Si la infancia fue feliz, esos dulces recuerdos nos acompañarán de adultos y serán un tesoro de incalculable valor. Desgraciadamente, no todas las infancias son felices, eso es bien cierto.

      Saludos y ¡bienvenida a éste rinconcito!

      Eliminar
  19. Es precioso. ¡Cuánto pueden transmitir las palabras!, y con este relato me has sumergido en los recuerdos de la niñez y en el paisaje rural y apacible.
    Y el final...genial :)
    ¡Seguiré leyéndote!
    PD: gracias por pasar por mi blog, espero aprender mucho e ir mejorando día a día. Y estoy viendo que la blogosfera es un buen lugar para enriquecerse y compartir.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer pasarme por tu recién nacido blog. Me ha gustado lo que he leído y continuaré leyéndote. Día a día se mejora, no lo dudes, y como bien has dicho en tu primer relato "que la inspiración te pille trabajando". Me ha hecho gracia, porque es algo que también digo yo (y que, no recuerdo quién, dijo antes que nosotras)

      Me complace haberte llevado de la mano a los dulces recueros de la infancia y al tranquilo paisaje rural que tanto me gusta.

      Besos!!

      Eliminar
  20. Precioso Nena. Tienes razón, tiene cierto aire a mis recuerdos.
    Las vivencias de niños siempre estarán reposando en un riconcito muy especial de nuestros corazónes.
    Me monto muchas veces en tu tren, aunque no te djo comentarios, desde ahora lo haré. Me paseo a veces por tus otros blogs y léo de seguido como quien lée un libro, no tengo demasiado tiempo para atender bien a todos.
    Me encantan los trenes desde siempre, de niña iba muchas veces al pueblo de mis abuelos en los antiguos trenes de madera, con un traqueteo que llegabas rota, ¡pero preciosos!.
    Ahora, casi siempre que voy a Segovia, alli están mis raices y vive mi família, voy casi siempre en el AVE, tardo 20 o 25 minutos y ¡me encanta!.
    Eres especial Ana,¿te lo habían dicho?, seguro que sí. ¡Lo abarcas todo!
    Es una suerte encontrar personas como tú en la Red.
    Sabes que admiro y agradezco lo que te esfuerzas en ofrecernos, y que siempre puedes contar conmigo.
    Te mando un cariñoso y fuerte abrazo, amiga.
    Rosi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rosi, me has emocionado, te lo digo de verdad. Muchas gracias por tus siempre cariñosas palabras que no estoy segura de merecer. Hago estas cosas por gusto, me divierto simplemente.

      A mi también me han gustado siempre los trenes; de pequeña viajaba a Galicia (nací en Orense) con mi madre para visitar a mis abuelos y siempre me atrajo ese olor especial de las vías y las locomotoras y el bullicio de los andenes.

      Ven a visitarme siempre que puedas y si es que no tienes tiempo de comentar, no pasa nada, me hago cargo.

      Te mando un besazo y un abrazo muy fuerte, tú también puedes contar conmigo, porque hoy me has tocado el corazón.

      Eliminar

La crítica será bien recibida, siempre y cuando esté basada en el respeto que cualquier trabajo se merece.