CONTENIDOS

Translate

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link

domingo, 7 de febrero de 2016

Un Perro

Border terrier dog by Paul Doyle

El avión estaba muerto de asco entre la nieve, cubierto hasta sus narices metálicas por el gélido elemento. Parte del pasaje, muerto también, no de asco precisamente, se encontraba esparcido a su alrededor en un orden estético de dudoso buen gusto.
      Tal vez debido al intenso frío, los cuervos no se decidían a merodear (todavía) en busca de heridas donde ahondar o globos oculares que poder reventar... Bueno, probablemente no era debido al frío al que estaban más que habituados, sino a la cautela. Aquél enorme pájaro que había surcado el cielo ronroneando de manera que ningún otro congénere es capaz de hacer, acabó aplastándose contra el suelo estallando en llamas; eso explicaba su reserva pese a que, sin lugar a dudas, estaban desesperadamente hambrientos. Eso, añadido a la severa nevada que redujo el incendio a una espiral de humo maloliente y que, a posteriori, fue cubriendo el destruido esqueleto del pájaro de hierro con un impecable manto blanco.
       Un perro (a saber de dónde había salido, no se veían edificaciones en muchos kilómetros a la redonda) mísero, de aspecto patético y meditabundo rondaba también la zona preocupado por encontrar refugio donde pasar la noche y descansar sus rígidos huesos. ¡Qué decir de comer! Cuando llegó al lugar del accidente fue aproximándose al malherido —más bien decesado— pájaro de metal con extrema cautela. Con la nariz crispada y mirada huidiza olisqueó aquí y allá, obviando los cuerpos esparcidos sobre la nieve cual muñecos rotos por la mano de un niño con espíritu destructivo. Aunque inertes y más tiesos que una pierna ortopédica, continuaban inspirándole un miedo cerval. Se aproximó al lugar en donde el ala incrustada en la nieve le facilitaba el ascenso hasta una prometedora ventanilla rota perteneciente a la cabina de mando. Los cuervos le vigilaban atentamente, unos sobre las desnudas ramas de los árboles del entorno, otros revoloteando en derredor, los menos picoteando el suelo, ojo avizor. El chucho tenía todas las papeletas del sorteo para morir en breve y no pensaban permitir que se congelase sin antes darse un festín a su costa
El desgarbado animal se plantó sobre sus cuatro patas con aire conquistador. Desconfiado, miró a derecha e izquierda e inició el ascenso pendiente, no sin sufrir varios resbalones, y eso que por peores terrenos había tenido que lidiar en su dilatada y poco afortunada vida.
       Si los perros fueran capaces de sonreír, éste lo hubiera hecho al penetrar en el todavía “cálido” ambiente del avión, justo en el pedazo de fuselaje que pertenecía a la parte delantera y que no estaba tan dañado. Y si pudieran maldecir no se hubiese privado de lanzar al viento unos cuantos improperios en voz alta y clara, al descubrir más cadáveres humanos —los que no habían ardido como teas— desperdigados, aposentados extrañamente sobre los asientos, algunos con los cinturones todavía ceñidos al cuerpo.
Debido a que solamente era un perro, ni sonrió ni maldijo. Los miró con recelo y gruñó. Al convencerse de que ni se movían ni lo harían nunca más, se estiró con indolenciabostezó mostrando una dentadura aún en buen estado y volvió a gruñir con los pelos del cuello erizados. Quizá iba a comer después de todo... a menos que se hubiesen congelado como los otros.
Los cuervos continuaban aguardando.

Ana Sefern

26 comentarios:

  1. Negra historia, donde la cruda realidad se impone a la supervivencia tristemente. No me gustaría verme en el pellejo del cánido indolente, al fin y al cabo era cuestión de salvar la vida.
    BSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir o morir "that´s the question". Deseémosle un poco de fortuna al infortunado perrete, los cuervos pueden buscar en otra parte.
      Bsossss

      Eliminar
  2. Hola Nena , y si yo te digo que los que habían atados , y no estan heridos no congelados , no serian capaces de comerse al perro ?
    Y que los cuervos siguiesen allí en la copa de los árboles , un relato que da por pensar , si no era mejor estar todos muerto , ya que si no se los comia el perro , lo harian los cuervos o el mismo frío .
    Te deseo un feliz Domingo besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor,
      yo te aseguro que excepto el perro y los cuervos, todos los demás están muertos.
      Un besito, guapetona.

      Eliminar
  3. Hola Nena!!

    Los cuervos que sigan esperando, sin embargo, ese perro tuvo buen olfato para ir hacia el lugar correcto, eso sí, un poco macabro sí lo es, pero es que lo has descrito de una forma magistral que hace imaginar la escena y hacerse una idea.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG!!
      Sí, los perros suelen tener buen olfato y este gracias a él quizá se ha conseguido un poco más de tiempo. Cuestión de supervivencia.
      Gracias, guapa!!
      Besitos!

      Eliminar
  4. Un relato espeluznante, leyéndolo me han dado escalofríos. Besinos.

    ResponderEliminar
  5. Mientras iba leyendo pensaba en otro final más dulce, pensé que había supervivientes y el perro se convertía en héroe, pero al fin al cavo no sale mal parado ya que se lleva el primer bocado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rosss, creo que es posible que por primera vez en su vida coma hasta quedar saciado.
      Un beso

      Eliminar
  6. Yo, a un lobo sí, pero a un perro no me lo imagino comiéndose a una persona
    Pero, dadas las circunstancias, supongo que el instinto de supervivencia es el que manda
    Los cuervos me han caído fatal, y no me gustan nada
    Has transmitido muy bien la sensación de vacío tras un accidente de estas características
    El frío, la soledad, la muerte y el hambre
    En fin, una pena y un desastre
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese perro tiene hambre de lobo ;) Y las personas nunca le han tratado muy bien.
      ¿Los cuervos te han caído mal y no te gustan nada? También tenían hambre... Y frío, a pesar de sus muchas plumas :D:D
      Gracias, Mela, me alegra saberlo (lo de transmitir, no una pena y un desastre...)
      Besos

      Eliminar
  7. Uy pobre perrito debe tener mucha hambre Lo que uno hace por sobrevivir. Adoro como escribes , en pocas palabras logras una buena atmósfera d e suspenso. Te mando un beso y te deseo un buen feriado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto JP, y cuando hay hambre no se sabe hasta dónde se puede llegar.
      Con lo dada que soy a enrollarme por lo general, me alegra que pienses así, eso quiere decir que me voy conteniendo ;) Gracias guapa!
      Un besote.

      Eliminar
  8. Hay perras que al parir se comen a sus crías. El instinto de supervivencia no le permite dudar en hacer lo que tiene que hacer. Me gustó tu relato, con un final abierto. Ana Maria, nunca destiñez, siempre son muy buenos tus relatos.
    Bendiciones
    (Soy Luis)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, por desagradable y antinatura que sea.
      Gracias, Luis, tú siempre tan amable. Me alegra mucho que te gusten mis relatos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me encantó la historia, aunque parezca un poco tétrica no lo es tanto, vivir o morir, supervivencia pura y dura. Muy buena.

    ResponderEliminar
  10. te imaginas la escena y la verdad un poco tetrica si parece, la supervivencia es innato en todos los seres y si el hombre lo hace porque un animal no iba hacerlo, esta es la vida la lucha constante algunas veces en condiciones duras, besssssssssss y preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tétrica no, lo siguiente, pero así es la vida cuando parece dar la espalda.
      Muchas gracias, guapetona. Besitos

      Eliminar
  11. Aterrador...descarnado...un relato escalofriante,pero que gracias al arte de tus palabras,desprende cierta poesía no convencional...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Stella, un placer verte por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  12. El instinto de supervivencia... La competencia entre el cuadrúpedo y los pájaros, ¿quién conseguirá darse el festín? Próximamente en nuevas Historias desde el avión... Perdón, el tren, jajaja. Te quedó muy bien.

    Un beso guapa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé quién se dará el festín al final, lo dejo a tu elección jajaja.
      Gracias Ray.
      Un beso.

      Eliminar
  13. La dura realidad de la supervivencia... Buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar

La crítica será bien recibida, siempre y cuando esté basada en el respeto que cualquier trabajo se merece.